Mientras Corea del Norte guarda silencio, lo posibilidad de que su líder estuviera enfermo despertó el miedo sobre una posible sucesión.

Y es que no es para menos, porque Corea del Norte no es una nación cualquiera.

Se trata de un país comunista que posee numerosas armas nucleares y que ha sido gobernado por la misma dinastía por siete décadas.

 

Te puede interesar: COVID-19 pega fuerte a políticos en todo el mundo

 

Ahora, el poder está en manos de Kim Hong Un, de 36 años, quien ha sido un firme opositor a la soberanía de Estados Unidos.

 

¿Por qué se teme que esté enfermo?

En primera, porque no se presentó a la conmemoración del cumpleaños 108 de su abuelo, el pasado 15 de abril.

En esta fecha se celebra la festividad más importante de su país, pues Kim Il Sung es el fundador de la nación.

Su inasistencia sorprende, debido a que es la primera vez que el líder falta a la ceremonia desde su ascensión al poder, en 2011.

En segunda, porque la prensa no ha informado sobre actividades nuevas del mandatario.

 

Corea del Norte, sin Kim Jong Un

En su país, se cree que sólo el mítico linaje “Paektu”, nombrado como el pico más alto de la península coreana, tiene derecho a gobernar.

A este linaje pertenece Kim Jong Un, quien es parte de la tercera generación de la dinastía gobernante.

En ese sentido, sería su hermana menor, Kim Yo Jong, la sucesora más probable en caso de enfermedad grave, discapacidad o muerte.

 

¿Quién es Kim Yo Jong?

Ella es jerarca del partido, dirige la oficina de propaganda y miembro alterno del poderoso Buró Político, cargo que recibió semanas atrás.

Con 30 años, ha acompañado a su hermano en actividades públicas y reuniones con gobernantes, como Trump, en los últimos años.

Con estas apariciones, pareciera que, en efecto, es la número dos en el país.

 

¿Cuál es el problema?

Analistas consideran que ella tiene el 90% de probabilidades de heredar el poder, pues su linaje es como sangre real.

Pero, aunque se cree que es improbable que alguien ponga en tela de juicio su toma de poder, Corea del Norte es una sociedad extremadamente patriarcal.

Entonces, otros expertos en política internacional se preguntan si Kim Yo Jong no serviría sólo de figura decorativa.

En ese escenario, se prevé que el poder residiría en una conducción colegiada similar a la instaurada después de la caída de otros líderes comunistas.

 

Te puede interesar: Probará China vacunas experimentales contra COVID-19 en humanos

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)