Mientras Brasil se posiciona como nuevo posible epicentro de la pandemia, las cosas podrían sonreírle a Nueva Zelanda.

Y es que el gobierno neozelandés acaba de anunciar que el Coronavirus ha sido derrotado en su país… al menos de momento.

 

Te puede interesar: Buscar brasil Bolsonaro busca sacar a los brasileños de casa

 

La cuestión brasileña

La alarma se enciende en tierras brasileñas, al tiempo que su presidente, Jair Bolsonaro, insiste en que “se trata de una gripita”.

Con ese pensamiento, ha declarado en múltiples ocasiones que no es necesario imponer medidas severas.

Esto, pese a que cuarentenas obligatorias e implementación del distanciamiento social han alentado la propagación del virus en otros países.

¿Cómo le va a Brasil?

De acuerdo con estadísticas oficiales, en Brasil hay:

  • Más de 70,000 casos confirmados.
  • Más de 5,000 muertes.

El problema es que la cifra real sería mucho más alta. ¿Por qué?

  • Falta de pruebas.
  • Personas sin síntomas severos no buscan atención hospitalaria.

Además, de acuerdo con funcionarios médicos de Río de Janeiro, los hospitales están al borde del colapso o demasiado saturados.

Esto significa que no pueden recibir más pacientes.

 

¿Crisis política?

Además de la emergencia de salud y colapso económico, en Brasil están al borde de una crisis política.

Esto, porque una decisión de Bolsonaro ha desencadenado una investigación de las acciones del presidente, encabezada por la policía federal.

Y es que, la semana pasada, Bolsonaro decidió reemplazar al jefe de la policía federal, lo que causó la dimisión del ministro de Justicia, Sergio Moro.

Según Moro, la acción del presidente estaba motivada porque quería acceso a las investigaciones policiales.

La policía investigará posibles delitos de:

  • Coerción.
  • Corrupción.

Además, en forma de protesta, los brasileños golpearon ollas y sartenes desde sus ventanas.

 

Así celebran los neozelandeses

Nueva Zelanda acaba de levantar su estricta cuarentena, que sólo les permitía salir para hacer trabajos esenciales o comprar comida.

Así, ahora los habitantes ya tienen permitido salir a la playa y los obreros ya pueden salir a trabajar.

No obstante, los alumnos seguirán estudiando desde casa y se pide que se mantengan los trabajos desde casa.

 

Te puede interesar: En COVID-19, lo peor está por venir: OMS

 

Pero los restaurantes, bares y cafés ya tienen permiso de abrir, mientras se respete el distanciamiento social.

Además, ya se permite que golfistas y surfistas practiquen deportes de nuevo.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)