En medio de la pandemia, que ha cobrado cientos de miles de vidas alrededor del mundo, Gran Bretaña acaba de recibir una buena noticia.

Esto, porque acaban de dar de alta a la sobreviviente de COVID-19 más longeva en ese país: se trata de Connie Titchen, una mujer de 106 años.

 

Te puede interesar: Abuelita argentina se une a lucha contra COVID-19: cose cubrebocas para donarlos a un hospital

 

Titchen, que se desempeñó como asistente de ventas departamentales, venció a la enfermedad luego de tres semanas.

Así, entre los aplausos del personal, salió esta semana del Hospital Municipal de Birmingham, dándole esperanza a los británicos.

“Me siento muy afortunada de haber vencido a este virus. No veo la hora de reunirme con mi familia”, expresó la mujer.

Querida por todo el personal médico

Para las personas que cuidaron de Connie durante su estancia en el hospital, ella es todo un ejemplo.

“Ha sido fantástico ver que Connie se recuperaba. Es increíble y hemos hecho todo lo posible por cuidarla hasta que se recuperara”, mencionó la enfermera Kelly Smith.

“Nos alegró mucho cuando la dieron de alta. Siempre es agradable ver a los pacientes salir después de vencer al virus”, agregó.

Toda una sobreviviente

Connie Titchen puede presumir ser la paciente más anciana en haber vencido al COVID-19.

Pero eso no es todo. Porque, al haber nacido en 1913, también es una orgullosa sobreviviente de dos guerras mundiales.

El secreto de su buena salud

Su nieta, Alex Jones, la describe como alguien que siempre se sobrepone a las adversidades.

A su parecer, esto se debe a que tiene una vida muy activa: le encanta bailar, andar en bicicleta y jugar golf.

 

 

“Se operó la cadera en diciembre y a los 30 días ya estaba caminando de nuevo. Es realmente increíble”, comentó.

Además de que siempre cocina la mayoría de las cosas que come, aunque –agrega– de vez en cuando hace trampa y come del McDonald’s.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)