Sorpresivamente, la economía de México creció en el segundo trimestre de este 2019, resultado de un mejor desempeño del sector de servicios, con lo que se disipan los temores de una posible recesión técnica.

De acuerdo a los datos técnicos dados a conocer, el Producto Interno Bruto (PIB) avanzó un marginal 0.1% entre abril y junio frente a una disminución del 0.2% en el trimestre anterior, y por encima del retroceso de un 0.1% pronosticado por analistas.

Cabe señalar que las actividades agropecuarias retrocedieron un 3.4% y las industriales permanecieron detenidas, mientras que los servicios y el comercio avanzaron tan sólo un 0.2% contra el trimestre previo, esto con base a las cifras dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Tras darse a conocer estas cifras, el peso mexicano mostró una ligera recuperación, se cotizaba en 18.972 por dólar, con una ganancia del 0.35% frente a los 19.063 pesos del precio de referencia del martes 30 de julio.

Entidades como Bank of America Merril Lynch (BofA) y JP Morgan, habían dicho que de registrarse otra contracción cuando se publicara el PIB trimestral, podría considerarse que la economía mexicana habría entrado en una “recesión técnica”.

En opinión de William Jackson, analista de Capital Economic, este ligero crecimiento de la economía de México es: “El punto clave es que esto todavía es muy, muy débil”.

A tasa interanual, el PIB cayó sorpresivamente un 0.7% con cifras originales, su primera lectura negativa desde el cuarto trimestre de 2009, dijo el Inegi. Analistas anticipaban una expansión del 0.2%.

Por su parte, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, quien ha prometido un crecimiento de la economía del 2% para este año, arremetió esta semana contra el Fondo Monetario Internacional (FMI) por recortar nuevamente su proyección del PIB a un 0.9%.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)