Nicaragua sigue enterrando a las víctimas de la represión gubernamental. Este martes fue sepultado en el cementerio Milagro de Dios, en la periferia de Managua, Ezequiel Gamaliel Leiva García, de 26 años de edad.

El joven permaneció en estado de coma desde el 28 de mayo, día en que cayó herido por una bala que un francotirador disparó cerca de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), donde él se encontraba protestando.

Durante el tiempo que Leiva García permaneció hospitalizado la Policía Orteguista (PO) lo señaló de haber participado en el asesinato del norteamericano Sixto Henry Vera, un crimen que ocurrió el 02 de junio en el paso a desnivel de Rubenia, al oriente de la capital nicaragüense, una semana después que Leiva García fue herido mortalmente.

Gamaliel Leiva, padre de la víctima, expresó junto al féretro que los señalamientos de la Policía carecen de sentido y señaló que está resignado a la idea de que Dios hará Justicia Divina en Nicaragua.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)