La violencia continúa en Siria, en donde han arreciado los bombardeos ordenados por el presidente Bashar Al Asad contra la región de Guta Oriental, último bastión del grupo rebelde.

En los últimos tres días han muerto cerca de 200 civiles, entre los que se encuentran 60 niños, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Diversos organismos internacionales se han pronunciado contra esta estrategia militar.

El Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef) condenó los hechos a través de un comunicado, expresando que “ninguna palabra puede hacer justicia a los niños asesinados, a su madres, a sus padres y a su seres queridos”.

La situación se ha vuelto caótica, pues no hay hospitales en donde se pueda atender a los heridos, por lo que se han tenido que improvisar espacios para ello.

Historias trágicas se han presentado en gran cantidad en Siria durante estos tres días, pero también algunos casos milagrosos como el de un niño de un año de edad, al que los médicos pudieron salvarle la vida.

“Recibimos un niño de un año, tenía el cuerpo azul, su corazón apenas latía. Cuando le abrí la boca para ponerle un tubo respiratorio vi que estaba llena de arena. Había sido evacuado de debajo de los escombros. Le saqué rápidamente la arena de la boca pero había llegado a los pulmones. Los limpiamos y volvió a respirar de nuevo”, relató el médico Abu Al Yusr, en uno de los pocos casos que han resultado favorables.

Por otro lado, hay rumores que indican que esta estrategia de bombardeos y ataques aéreos antecede a un ataque terrestre del ejército sirio, lo cual estima que dejé una cifra mayor de civiles muertos.

Lo que busca el gobierno de Siria es tomar por completo la zona de Guta, para evitar los ataques de los rebeldes provenientes de esta región.

El conflicto en este país, surgido en 2011, se ha convertido en un problema de difícil resolución, puesto que se han involucrado agrupaciones yihadistas y otros países, como Rusia, Turquía y Estados Unidos.

En tanto esta guerra ya acumula cerca más de 340 mil muertos.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)