Esta mañana hubo una gran movilización en la zona cercana a la Casa Blanca, ya que fue detectado un vehículo «sospechoso».

El hallazgo de este automóvil obligó a las autoridades a desalojar la residencia oficial del presidente de Estados Unidos, ante la posibilidad de algún atentado.

Personal del Servicio Secreto revisó el automóvil de manera minuciosa no encontrando ningún indicio de peligro, por lo que minutos después se levantó la alarma, normalizándose las actividades.

Por el momento las autoridades estadounidenses no han informado sobre qué les llevó a levantar la alerta, ni a quien pertenece el vehículo en cuestión o si hubo algún reporte ciudadano al respecto.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)