Nahir Galarza, joven de 19 años que fue imputada por el asesinato de su novio, Fernando Pastorizzo, se retractó de su declaración inicial y ahora negó haber matado intencionalmente a quien era su pareja sentimental.

Según el Clarín, la estudiante pidió comparecer ante la Fiscalía para poder exponer una nueva versión de los hechos, ya que Galarza especificó que las dos balas que asesinaron a Pastorizzo fueron disparadas mientras forcejeaban.

Además, la acusada ahora explicó que llevaba una relación violenta y que era víctima de maltratos por parte de Fernando, originados por sus celos enfermizos.

Galarza precisó que su novio acudió a su casa y la comenzó a acusar de tener una relación con otro hombre, algo que finalmente aceptó por el hartazgo de la situación.

“Entonces le dio un ataque de ira, me tiró de los pelos y me empezó a insultar. Y ahí se enojó del todo, me agarró del pelo, me sacó de la habitación.

“Cuando pasamos por la cocina él agarró el arma de mi papá y me apuntó en la panza, que yo me iba a ir con él porque yo era de él”, aseguró Galarza.

Posteriormente, según la presunta culpable, el joven la obligó a subirse en la moto y comenzó una carrera enloquecida a toda velocidad con el arma en la mano.

“En un instante, él perdió el control de la moto y en ese momento le saqué la pistola, ni siquiera miré cómo la agarré y frenó de golpe, yo sentí la primera detonación”.

“Ahí nos caímos los dos de costado, me alcanzo a parar y como no entendía nada y me agacho para mirarlo y ahí es donde sale la segunda detonación”, prosiguió Galarza.

La primera reacción de la supuesta asesina fue esconder el arma de su papá, por lo que la llevó de nuevo a su casa y decidió subir un post a su Instagram para disimular el hecho.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)