La implementación de la Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela es una decisión que le ha salido cara hasta el momento al presidente Nicolás Maduro.

Esta medida ha sido tachada por diferentes países como “anti-democrática”, por lo que le han interpuesto sanciones a varios políticos venezolanos e, incluso, algunos han preferido no tener relación comercial por esta razón.

El primero en reprobar la Constituyente interpuesta por el mandatario fue Estados Unidos, cuando el presidente Donald Trump firmó en agosto una orden ejecutiva para imponer sanciones financieras a la nación sudamericana.

A través de un comunicado, la Casa Blanca explicó que esta decisión se tomó porque están en contra de una Asamblea Constituyente ilegítima que para Washington “representa un quiebre fundamental del orden constitucional legítimo”.

Las medidas prohíben las negociaciones sobre nuevas emisiones de deuda y las negociaciones de ciertos bonos, pagos de dividendos al Gobierno venezolano y de la petrolera estatal Pdvsa.

Esta postura fue también adoptada por la Unión Europea y otros países de diferentes latitudes, una situación que ha puesto en entredicho la legitimidad de Maduro ante otros gobiernos alrededor del mundo.

¿Contra Venezuela o a favor de EUA?

Estados Unidos, Francia y Canadá son los tres países que hasta el momento se han sumado a la aplicación de sanciones contra mandos venezolanos.

El castigo fue implementado para 40 políticos de alto rango, entre los cuales se encuentra Maduro.

En el caso de Canadá, la sanción consiste en congelar todos sus bienes en ese país y prohibir a los ciudadanos hacer negocios con ellos.

Por su parte, la Unión Europea prohibió la venta de armas a Venezuela, congeló activos e impidió viajes a funcionarios venezolanos al viejo continente.

Sin embargo, meses antes de que que el bloque europeo llegará a esta decisión, Trump solicitó a estos países que le interpusieran sanciones al Gobierno madurista.

El mandatario aseguró que los venezolanos merecen “un futuro de libertad”.

Por su parte, Costa Rica, México, Argentina, Perú, Panamá, Paraguay, Colombia, España, Brasil, Chile, Guatemala y la Unión Europea han reprobado la Asamblea Nacional Constituyente de Maduro, pero no han impuesto sanciones.

Ante esta postura, el mandatario venezolano consideró que las acciones de Trump en contra de él y otros funcionarios de alto rango de Venezuela son una muestra de desesperación porque no logró frenar la conformación del organismo.

Además, el presidente minimizó los castigos clasificándolos como “estúpidos”.

Efectos de las sanciones

La creciente inflación en Venezuela ha depreciado al bolívar, la moneda oficial de Venezuela, a niveles históricos. Por ejemplo, 14 mil bolívares equivalen a un dólar.

Actualmente se requieren 14 salarios mínimos ó 97 mil 531 bolívares para poder adquirir la canasta básica para una familia de cinco miembros.

Si a este factor se le suma las sanciones interpuestas hacia Venezuela, la economía se verá afectada gravemente.

Según el economista Alejandro Grisanti, esto se debe a que la mayor parte de los países del mundo tienen actividad comercial con Estados Unidos, por lo que a lo que a los venezolanos les será muy difícil vender activos.

A ese factor se suma que Venezuela es el segundo país con mayor deuda externa en Iberoamérica, que suma 13 mil 156 millones de dólares, lo que lo pone en el dilema de pagar los pasivos o importar alimentos y medicinas para sus habitantes.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)