Una joven que perdió a su bebé durante el embarazo mató a puñaladas a otra para robarle a su hija recién nacida, esto en Houston, Estados Unidos.

La victimaria fue identificada como Erika Miranda-Alvarez y su víctima se llamaba Carolina Flores de 33 años.

Según las autoridades texanas, Miranda-Alvarez no le dijo a su familia que había perdido a su bebé, por lo que fue uno de los motivos que la impulsó a realizar el asesinato.

Después de que los vecinos denunciaron que Flores había muerto, los detectives del caso vieron a una pareja con un bebé por lo que al hacerle unas preguntas llegaron a la conclusión que Miranda-Alvarez tenía en sus brazos a la hija de la víctima.

Las autoridades no detuvieron al esposo de la sospechosa ya que él no sabía que su pareja había perdido a su bebé.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)