Una mujer originaria de Nueva Delhi, India, que estaba embarazada de mellizos y con apenas 22 semanas de gestación, debió acudir de emergencia al hospital para las labores de parto.

Los médicos le aseguraron que la niña había nacido sin vida, mientras que el niño logró sobrevivir pero falleció horas después, por lo que ambos bebés le fueron entregados a sus padres.

Camino al funeral, notaron que uno de ellos se movía, era el varón que seguía vivo por lo que fue llevado a otro hospital.

Dicho caso provocó indignación en India e inició un debate sobre la calidad de la atención médica privada en el país, que suele ser costosa.

Por su parte, el hospital donde laboran los médicos que declararon muertos a los mellizos lanzaron un comunicado donde recalcaron que “esta acción estricta se tomó sobre la base de nuestras conversaciones iniciales con expertos”.

“Mientras la investigación del grupo de expertos todavía está en proceso, hemos decidido dar por terminados los servicios de los dos médicos tratantes”, agregó el hospital.

La investigación del gobierno está en curso.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)