En Japón no es delito consumir carne humana, por lo que el restaurante “Resu ototo no shokuryohin” que se puede traducir como “Hermano comestible” ha aprovechado esta disposición y es el primer establecimiento en ofrecer carne humana a sus comensales.

Desde el 2014 las autoridades japonesas permiten el consumo de este tipo de carne bajo ciertos estándares de calidad los cuales incluyen un alto nivel sanitario del alimento.

El precio por platillo ronda entre los mil 200 euros (26 mil 44 pesos) debido a que la carne proviene de personas que venden su cuerpo antes de morir para después ser cocinados.

Las personas que venden su carne deben de seguir un tratamiento médico especial para retrasar el deterioro de su cuerpo cuando mueren.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)