A las 22:26 horas fue declarado muerto el mexicano Rubén Ramírez Cárdenas (47 años de edad), quien fue ejecutado con la inyección letal por las autoridades de Texas, Estados Unidos.

El caso

Se le condenó a la pena de muerte por la violación y asesinato de su prima, Mayra Laguna de 16 años de edad, hechos ocurridos en 1997.

La prueba más importante contra Ramírez Cárdenas fue la propia confesión ante los agentes investigadores, aunque tiempo después se retractó y su defensa argumentó que el testimonio había sido obtenido bajo coacción.

Por este motivo pidieron una ampliación en la investigación, incluyendo pruebas de ADN en las uñas de la víctima, pero estos análisis nunca se realizaron y la sentencia se mantuvo.

Este caso hizo eco a nivel internacional en materia de derechos humanos ante las irregularidades señaladas, surgiendo pronunciamientos de Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, mas nunca hubo reacción del Gobierno de Texas.

La ejecución

La ejecución se realizó en las instalaciones de la prisión de Huntsville.

Las últimas palabras expresadas por Ramírez fueron: “no puedo ni quiero disculparme por un crimen que cometió otro, pero volveré por justicia, pueden contar con ello”.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)