Foto: especial

La paradisiaca Playa de Ipanema, en Río de Janeiro, Brasil, se vio llena de expectación ante un monumental hallazgo: una ballena muerta, de cerca de 15 metros de largo.

El cetáceo de un peso estimado de 30 toneladas presentaba la mandíbula separada del cuerpo.

De acuerdo con el biólogo Rafael Carvalho, se trata de una ballena yubarta, la cual probablemente lleva más de una semana de muerta, tomando en cuenta el avanzado estado de descomposición.

La causa de muerte es desconocida aún, pero el especialista considera que pudo haber encallado en las aguas bajas de la costa brasileña.

El encallamiento de ballenas es un fenómeno que va en aumento, debido al aumento de población de ballenas y a la disminución de krill, crustáceos de los cuales se alimenta.

Este hallazgo generó curiosidad y reacciones diversas en los paseantes, quienes buscaban acercarse al cadáver del mamífero marino para tomarse selfies o para tomar videos, por lo cual tuvo que actuar la Guardia Municipal, para acordonar la zona.

Por el momento las autoridades analizan la forma de retirar el cuerpo de la ballena, siendo la utilización de una grúa la más opción más viable.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)