Una mujer que fue identificada como Karina Gómez de 24 años, habitante de la localidad de Florencio Varela, Buenos Aires, le puso a su hija una almohada en la cara y calcetas en sus manos para que no la rasguñara mientras la asfixiaba.

¿La razón del asesinato? Esta madre de familia no tenía para darle de comer a la niña de dos años y estaba cansada de dicha situación, por lo que decidió quitarle la vida.

El portal noticioso, Sitio Andino, publicó el testimonio de la tía de la víctima, quien dio los detalles del crimen.

“Ella se encerró en su pieza con la nena y no salió durante horas”, dijo.

Cuando la mujer abrió la puerta de la habitación de la niña, notó que un brazo salía de un bulto de sabanas.

En ese instante la madre de la menor corrió a la calle intentando escapar, sin embargo, fue interceptada por el padre de la menor.

Cuando llegaron las autoridades, la mujer confesó inmediatamente el homicidio.

“La maté, ya está, me aseguré. No podía darle de comer, ahora ya no va a sufrir más. Ya no podía soportar la situación estoy muy cansada”, exclamó exaltada la agresora.

Tras ser llevada a un recinto policial, fue vinculada a proceso por el delito de homicidio agravado por el vínculo.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)