Un trágico tiroteo se registró en el casino del Strip de Las Vegas durante un festival de música al aire libre, dejando al menos 50 personas muertas e hiriendo a más de 200, mientras decenas de miles de asistentes huían aterrorizadas.

La estrella de la música country Jason Aldean estaba sobre el escenario del Route 91 Harvest Festival el domingo por la noche cuando comenzó la balacera.

Los agentes se enfrentaron al sospechoso en la planta 32 del Mandalay Bay Hotel and Casino, al otro lado de la calle donde se celebraba el concierto, y lo abatieron, dijo el jefe de la policía del condado de Clark, Joseph Lombardo. El agresor fue identificado como Stephen Paddock, de 64 años. Hasta el momento no se sabe el motivo del ataque.

Además de Paddock, la policía ubicó a la mujer que al parecer compartía la habitación con él, identificada como Marilou Danley.

Las autoridades creen que se trató de un solo atacante, que actuó por cuenta propia.

Miles de personas escaparon de las ráfagas de disparos, que pudieron oírse durante más de cinco minutos.

Los testigos dijeron ver múltiples víctimas y docenas de ambulancias cerca del lugar de concierto. Algunos de los asistentes se apiñaban más tarde en el sótano del hotel-casino Tropicana, ubicado cerca.

Agentes armados con fusiles de asalto entraron al Mandalay Bay Hotel and Casino.

Las autoridades cerraron parte del céntrico bulevar de Las Vegas y de la interestatal 15.

Los vuelos del Aeropuerto Internacional McCarran quedaron suspendidos temporalmente por el incidente, dijo el aeródromo en su cuenta oficial de Twitter.

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que el presidente Donald Trump “ha sido informado de la horrible tragedia en Las Vegas».

“Estamos monitoreando la situación de cerca y ofrecemos nuestro apoyo total a las autoridades locales y estatales. Rezamos por todos los afectados”.

El presidente Trump mandó un tuit diciendo que “extiendo mis más sinceras condolencias a las víctimas y familias de la terrible balacera en Las Vegas. ¡Que Dios los bendiga!”.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)