Medios internacionales señalaron que dos reos aprovecharon la invitación a almorzar con el papa Francisco para fugarse.

Según la información, los prófugos de la justicia forman parte de un grupo de 20 reclusos que fueron invitados el domingo 1 de octubre a compartir mesa con el pontífice, con motivo de su viaje a Bolonia.

Los reos estaban bajo un régimen de encarcelamiento abierto en un centro especial de reinserción, conformado por criminales que son considerados altamente peligrosos, informó la agencia AGI.

Las autoridades no han dado con el paradero de los dos hombres y se han atenido al derecho de no revelar la identidad de los prófugos

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)