El Congreso de Brasil no aprobó que el presidente Michel Temer sea sometido a juicio por los delitos de obstrucción a la Justicia y pertenencia a organización delictiva, a través de los cuales habría desviado 188 millones de dólares.

Tras someter a discusión y votación, no se alcanzó la cantidad de votos establecida para autorizar la acción penal contra el mandatario.

Si el Congreso hubiese autorizado que se le juzgara, Michel Temer se hubiese tenido que separar del cargo por un lapso de 6 meses, para cumplir debidamente con el proceso judicial.

Hay que mencionar que el gobernante fue ingresado a un hospital tras sufrir una obstrucción urológica, según reveló la oficina de la Presidencia, por lo que pasó estas horas críticas siendo sometido a una serie de exámenes y análisis médicos.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)