Un grupo de madres presionaron hasta lograr que un estudiante con Síndrome de Asperger del cuarto grado del colegio religioso San Antonio de Padua en Argentina, fuera expulsado de una clase y cambiado a otro salón; y manifestaron su alegría a través de su grupo de whatsapp.

“¡Era hora de que se hagan valer los derechos del niño para 35 y no para uno solo!”; “Qué bueno para los chicos! Que puedan trabajar y estar tranquilos”; “Un alivio para los nuestros. Ahora esperemos se haga oficial”, fueron algunos de los mensajes con los que las madres celebraron su triunfo.

Los mismos fueron expuestos por Rosaura Gómez, la tía del menor, quien además comentó que “ las mamás de los compañeritos hacían paro (no llevaban a sus hijos supuestamente hasta que no saquen a mi sobrino de esa escuela)” dijo.

Algo que no sucedió pero sí le cambiaron de salón. “Se supone que es un colegio religioso y esta fue la reacción de las mamás al enterarse (…) muy triste que hablen así de una criatura y la escuela, la verdad que deja mucho que desear”, agregó.

El caso ya cobrado fuerza en Argentina y ha generado varias reacciones en contra de las madres de familia, sin embargo el representante legal del colegio sólo se limitó a decir que el cambio de salón fue la solución más viable luego de haber probado varias estrategias pedagógicas

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)