Un ransomware es un software malicioso que restringe el acceso a determinadas partes o archivos del sistema infectado.

El virus lanza una ventana emergente en la que nos pide el pago de un rescate, dicho pago se hace generalmente en moneda virtual.

La mayoría de estos ataques se realizan a través de acceso remoto, aprovechando contraseñas débiles o servicios configurados de forma incorrecta

Según informes de la Kaspersky Lab, los ataques por ransomware en América Latina aumentaron un 30%, entre el 2014 y 2016.

De acuerdo a la compañía internacional, en lo que va del 2017 se han registrado 24 mil 110 detecciones, aumentando diariamente.

Brasil se encuentra en primer lugar de la lista de países con mayor número de secuestros de datos con 54.91%, seguido por México con 23.40% y Colombia con 5%.

Este tipo de ataques son dirigidos principalmente al sector salud, además de pequeñas y medianas empresas.

Uno de los casos más reconocidos es WannaCry que infectó más de 200 mil equipos alrededor del mundo, 98% de los cuales utilizaban sistemas Windows 7.

En América Latina, la mayor propagación de este programa se dio en México y Brasil, seguido por Chile, Ecuador y Colombia.

La Policía Nacional de Holanda, en conjunto con Europol, Intel Security y Kaspersky Lab, presentaron “No More Ransom”, un portal web, en el cual los usuarios pueden encontrar información sobre qué es esta amenaza, cómo funciona y cómo protegerse de ella.

Actualmente, el portal está disponible en 14 idiomas, incluyendo el español y portugués, y cuenta con 30 herramientas gratuitas de descifrado que han ayudado a evitar pérdidas de alrededor de $8.5 millones de dólares.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)