A pesar de que los recientes sismos han sacudido al mundo, el Gobierno de Colombia decidió implementar el fracking o fracturación hidráulica, una práctica para extraer hidrocarburos del subsuelo asociada con temblores.

Poco importó que en la madrugada del sábado pasado se presentarán cuatro movimientos telúricos en el país sudamericano que provocaron el pánico entre la población, pues el titular de Minas y Energía colombiano, Germán Arce, confirmó que comenzarán los trabajos en los próximos 3 meses.

El fracking consiste en extraer el gas de esquisto, conocido comúnmente como gas shale, que se acumula entre las piedras.

Para obtener este material se entierran ductos de entre 2 y 3 mil metros de profundidad para inyectar agua con alta presión mezclada con arena a las piedras y, así, liberar hidrocarburo.

Esta actividad, sin embargo, aumenta el riesgo de actividad sísmica según un estudio publicado por la revista Seismologial Research Letter menciona que de 39 pozos elaborados para el fracking en Canadá el 90 por ciento provocó un sismo mayor a los 3 grados en la escala de Richter.

Ante esta medida, la organización “Alianza Colombia Libre de Fracking” se manifestó en contra de esta medida, la cual ha sido criticada en otros países, como México y Estados Unidos.

“La iniciativa es un experimento irresponsable que desconoce el principio de precaución, pues podría causar daños impredecibles, irreparables e irreversibles sobre un territorio”, sentenció en un comunicado dicha organización.

Por otro lado, Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol, una de las empresas que se beneficiará con el fracking, aseguró que no hay mejor proyecto que éste para impulsar la economía colombiana.

Tiembla en el mundo

La decisión del Gobierno de Colombia de implementar el fracking en la extracción de hidrocarburos tomó relevancia porque se han presentado varios movimientos telúricos de forma natural en los últimos días.

Los más catastróficos son los que se han presentado en México en las últimas dos semanas, con 8.2 y 7.1 grados en la escala de Richter, que causaron muerte y destrucción en el Centro y Sur del país.

Apenas el día de ayer, en Chile, se registró un sismo con una magnitud de 5.0 de intensidad, aunque no se reportaron muertos o estructuras dañadas.

En Asia Oriental también se han presentado este tipo de fenómenos, pues un terremoto de 6.1 grados afectó las costas de Japón, no obstante, las autoridades niponas descartaron inmediatamente el riesgo de un tsunami.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)