Normalmente cuando ocurre una desgracia los comerciantes hacen su “agosto” cuando la población realiza las compras de pánico, pues aumentan los precios de los productos aplicando la filosofía “oferta y demanda”.

Sin embargo en México las autoridades se aseguraron inmediatamente que eso no sucediera después del sismo que se presentó el martes y que afectó el centro de aquel país.

Primero a través de las Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco) pidieron a los ciudadanos evitar realizar compras de pánico pues esta acción provoca una “escasez artificial” que provoque el aumento en los precios.

Después, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ordenó a varios de sus trabajadores realizar recoridos por las entidades afectadas no sólo por el sismo reciente, sino por el de hace dos semanas, el cual afectó mayormente Oaxaca y Chiapas.

Con esta acción las autoridades desmintieron que existieran aumentos exagerados en diversos productos y además se aseguraron de que tampoco pasaran.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)