Van más de 120 días de protestas callejeras en Venezuela en contra del Gobierno de Nicolás Maduro, protagonizada principalmente por los más jóvenes, entre ellos uno muy emblemático, Wuilly Arteaga, mejor conocido como el “violinista de las protestas”.

Arteaga es un cantante, pianista, violinista y compositor venezolano de apenas 23 años, “en búsqueda de la libertad de mi querida Venezuela”, dice su perfil en Twitter, por lo que no ha dejado de presentarse en las concentraciones desde que iniciaron en abril de este año, pero portando un “arma” bien particular: su violín.

Wuilly hizo que el mundo volteara a ver lo que ocurría en el país caribeño cuando se hizo viral un video en el que, entre lágrimas, mostraba cómo había quedado su instrumento luego que elementos de Guardia Nacional Bolivariana (GNB) se lo quitaran y rompieran.

Los hechos desataron el rechazo de muchos, pues no se explicaban cómo o porqué tenían que agredir -pues Arteaga aseguró que lo arrastraron con todo y violín por la carretera- a alguien cuyo único papel en las calles era entonar la notas del Gloria al Bravo Pueblo (himno nacional venezolano) mientras bombas lacrimógenas iban y venían sobre él.

Entre ellos el del cantautor venezolano Oscar Hernández, conocido como “Oscarcito”, quien además se ofreció para reponerle su instrumento, pero fue de la mano de un grupo de venezolanos de quien lo recibió de vuelta de manera casi inmediata y en agradecimiento realizó un concierto en Caracas el 4 de junio.

Sin embargo, Oscarcito cumplió con su promesa y no sólo le regaló un violín, sino que el mismo fue firmado por Marc Anthony; Arteaga también recibió uno firmado por Shakira con el siguiente mensaje: “Que a la música nadie la pare”.

Desde entonces al joven violinista no le han faltado instrumentos para seguir amenizando las marchas, aunque como él mismo lo dice “su música no discrimina” y él toca para todos; tampoco le ha faltado el coraje pues a pesar de haberse ausentado por unos días por asuntos de su carrera como músico, regresó a Venezuela y por supuesto, a las calles.

Pero el 22 de julio, Arteaga fue atacado nuevamente por la GNB; esta vez una bala de goma le alcanzó la cara y aún así insistió en invitar a una asamblea que se realizaría el día siguiente, también en Caracas, a “trabajar realmente por Venezuela”, dijo. El joven violinista seguía en las calles.

Unos cinco días después, el 27 de julio, el joven fue detenido condicionado a fianza, y según Alfredo Romero, director del Foro Penal Venezolano, Arteaga fue presentado en el tribunal 31 a escondidas y con un defensor impuesto. ¿Cargos imputados? “instigación pública y detentación de sustancias incendiarias”.

Pero Arteaga asegura que una vez más, todo lo que portaba, era su violín. Como era de esperarse una vez más distintas personalidades utilizaron sus redes sociales para exigir la libertad inmediata del violinista pues la música no es ningún delito.

Inlcusive, el reconocido periodista Jorge Ramos inició una campaña en pro de la libertad de Arteaga, utilizando el #libertadparaWuilly

Finalmente, después de más de casi 21 días sin ningún tipo de comunicación con él, sólo sabiendo que se encontraba preso en un comando militar, el violinista de las protestas fue puesto en libertad este martes por la noche, y fue el nuevo fiscal Tarek William Saab quien anunció a través de Twitter sobre su liberación.

Una libertad cuestionable pues fue bajo medida cautelar, y Romero denunció que funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) lo dejaron en la Plaza Altamira después de ser liberado sin notificarle a sus abogados.

Tras ser liberado son evidentes los signos emocionales -más que físicos- que dejaron estos días de encarcelamiento en el violinista, quien no titubeó para expresar, en sus primeras declaraciones, cuán decepcionado está de la oposición venezolana.

“¿Qué más necesitan los líderes políticos? ¿Cuántos presos más quieren? ¿Cuántos muertos más quieren para dejar de ser tan falsos? Los verdaderos héroes están presos o muertos”, expresó el joven, con evidente indignación.

Arteaga expresó su decepción al conocer que parte de la oposición irán a elecciones regionales, pero no quiso dar detalles de cómo fue su paso por la cárcel.

Para más noticias visite Las Américas Post en Facebook.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)