Para el presidente venezolano Nicolás Maduro, el juego parece estar cada vez más cerrado: ahora es el Vaticano ha decidido pronunciarse respecto a lo que ocurre en Venezuela y a través de un comunicado ha dejado clara su solicitud: “que se evite o se suspendan las iniciativas en curso, como la nueva Constituyente”.

“La Santa Sede pide a todos los actores políticos, y en particular al Gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, como también de la vigente Constitución”, reza el escrito.

En el mismo también hace un llamado a toda la sociedad, pero especialmente a las fuerzas de seguridad del Estado a “abstenerse del uso excesivo y desproporcionado de la fuerza”; desde el inicio de las protestas, surgidas en abril de este año, circulan por las redes diversos videos que muestran a los efectivos oprimiendo a manifestantes.

Las declaraciones de la ‘Santa Sede’ llegan casi a la par con el anuncio del presidente de Argentina, Mauricio Macri, de retirarle al mandatario venezolano la orden del Libertador General San Martín, distinción que le fue entregada en el 2013 por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La medida había sido sometida a aprobación el 2 de agosto por el presidente del interbloque de diputados de ‘Cambiemos’, Mario Negri, ya que “la misma es la máxima distinción que otorga la República Argentina, de manera exclusiva a los funcionarios extranjeros que (…) merezcan alto grado de honor y reconocimiento de la Nación”, señaló Negri.

Y continuó: “el presidente Maduro ha incurrido en acciones directas que importan una gravedad tal que amerita la cancelación del derecho a usar las insignia conferida, ya que sus obras son incompatibles con la dignidad de la Orden,” aludiendo a la tensa situación social, económica y política que atraviesa el país suramericano.

Al mismo tiempo Macri continúa presionando para que Venezuela sea “suspendida definitivamente del Mercosur”, petición defendida por su gobierno desde hace varios meses pero intensificada en los últimos días por considerar “inaceptable” lo que está sucediendo en dicho país.

Dos días atrás, el gobierno norteamericano dio a conocer las sanciones a Maduro, que incluyen el congelamiento de sus cuentas y bienes en Estados Unidos, y aún así los planes de continuar con la instalación de la Asamblea Constituyente siguieron adelante; sin embargo, todavía no se pronuncia respecto a la solicitud del Vaticano, ni las medidas de Argentina.

Para más noticias visite Las Américas Post en Facebook

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)