Germán Ferrer forma parte de los chavistas que pidieron la anulación de la Asamblea Nacional Constituyente.

Continúa la “cacería de brujas” en Venezuela, por parte del gobierno de Nicolás Maduro contra quienes alguna vez estuvieron de parte del oficialismo pero hoy piensan distinto; su primero objetivo, Luis Ortega Díaz, ex fiscal de la república, ahora su esposo, el diputado Germán Ferrer.

La orden vino de parte del nuevo vicefiscal, Tarek William Saab, designado por la Asamblea Nacional Constituyente, quien pidió una orden de captura y retiro de la inmunidad parlamentaria para Ferrer, diputado de la Asamblea Nacional por parte del estado Lara, perteneciente al Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

Tarek William Saab, nuevo vicefiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente.

Saab argumenta que varios asambleístas de la Constituyente, apenas electa el 30 de julio, presentaron una denuncia por corrupción y extorsión contra el diputado, en la que se incluyen documentos de unas supuestas cuentas bancarias que abrió con varios millones de dólares en las Bahamas.

La orden llega poco después que la Asamblea Constituyente, que ha asumido poderes plenipotenciarios, destituyera a Ortega de su cargo como fiscal el 5 de agosto de este año, alegando el inicio de un juicio por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano por supuesta comisión de faltas graves durante su gestión en el Ministerio Público.

A Ortega también se le señaló de mantener una postura “política” ante las protestas callejeras iniciadas en abril de este año contra Maduro, ya que supuestamente omitía las muertes o asesinatos vinculados a personas afectas al oficialismo, la presencia de menores de edad durante las manifestaciones y daños a entidades públicas y privadas, según una nota de prensa publicada por Telesur en su sitio Web.

Por su parte, Ferrer, forma parte del grupo de chavistas opositores que pidieron la anulación de la Asamblea Nacional Constituyente convocada por el mandatario venezolano, por considerarla una medida ilegal pues según ellos esta no contaba con la aprobación del pueblo para ser ejecutada.

Luisa Ortega, ex fiscal general del Ministerio Público en Venezuela.

Asimismo, el parlamentario ha dicho en repetidas oportunidades que el TSJ es ilegal e ilegítimo y que teme por su integridad y la de su familia pues tanto él como su esposa han sido amenazados y hasta perseguidos en autos para rastrear sus pasos desde que salen de su casa, allanada recientemente por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Ferrer asegura que ellos siguen siendo chavistas “lo que no somos es maduristas”, dijo en una entrevista a CNN en Español, lo que al parecer ha sido la verdadera causa que les ha convertido en el blanco de una persecución que pareciera busca silenciarlos.

Por lo menos así lo aseguró la ahora ex fiscal cuando fue destituida: “Nosotros apenas somos una muestra ínfima de lo que viene para todo aquel que se atreva a oponerse a la forma totalitaria de gobernar”, expresó en un comunicado.

Para más noticias visite Las Américas Post en Facebook.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)