Un segundo supuesto alzamiento militar tuvo lugar en Venezuela, después del perpetrado por Óscar Pérez el 28 de junio de este año.

Esto ocurrió cuando un grupo armado, liderado por el capitán Juan Carlos Caguaripano, tomó el Fuerte Paramaracay, ubicado en la ciudad de Valencia, este domingo en horas de la madrugada del 06 agosto.

A través de un video que comenzó a circular por las redes sociales, Caguaripano, quien se autodenominó “comandante de la operación David Carabobo”, despertó a Venezuela con una declaración de rebeldía en contra de “la tiranía asesina de Nicolás Maduro”, e instó a todos los elementos militares a sumarse a la lucha, en pro de restablecer el orden constitucional.

Rebelión militar contra la tiranía del madurismo . #Operaciondavid

A post shared by operacion david350 (@operacion_david350) on

“Cada vez que escuchamos de este tipo de acciones se nos revuelven los sentimientos: por una parte nos angustiamos, porque sabemos que si pasa, eso significaría la muerte de muchos hermanos venezolanos; pero también nos devuelve un poco de esperanza, porque la única forma de que este régimen caiga es con el apoyo de la fuerza militar”, expresa Gabriela Duque, publicista venezolana en Buenos Aires, Argentina.

Para Maggie Chaivez, otra profesionista venezolana en el exilio pero en Chile, las palabras expresadas por Duque describen cabalmente sus pensamientos, y el de muchos otros habitantes en Venezuela, quienes ven un golpe de Estado el camino más seguro para la caída del gobierno liderado por el sucesor de Hugo Chávez, el presidente Nicolás Maduro.

Sin embargo, así como se escucha de alzamientos militares, también las fuentes oficialistas se han apresurado a desmentir y disminuir estas acciones, cuestionando la veracidad de las mismas y ratificando que no existe resquebrajamiento dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), sino que al contrario, que permanecen fieles a la patria y, por supuesto, a Maduro.

Cuando Pérez, miembro de las brigadas de acciones especiales y jefe de operaciones en la división aérea del gobierno de turno, junto a una coalición conformada por funcionarios militares, policiales y civiles, tomaron uno de los helicópteros oficiales y lanzaron dos granadas sobre el Tribunal Supremo, no sólo fue acusado por Maduro de terrorista, sino que señaló que dichas acciones fueron orquestadas por gobiernos extranjeros intervencionistas.

Por momentos reinó la confusión, pues a Pérez -quien también es actor- se le creó una cuenta en Instagram en cuyo perfil se afirmaba que el video grabado y difundido era parte de un plan para confundir a la derecha, por lo que aún hoy muchos se preguntan si en realidad Pérez es quien dice ser o si sus acciones, en efecto, respondieron a una estrategia oficialista. El perfil falso fue eliminado.

Respecto a lo sucedido este domingo, la FANB a través de un comunicado, calificó los hechos como un “ataque terrorista de tipo paramilitar”, ya que los sujetos capturados eran “delincuentes civiles portando prendas militares”, apenas encabezados por un militar -Caguaripano- disidente desde el 2014, y que estos además confesaron haber sido “contratados en los estados Zulia, Lara y Yaracuy por activistas de la extrema derecha venezolana en conexión con gobiernos extranjeros.”

Asimismo, tanto el vicepresidente de Venezuela, Diosdado Cabello, como el ministro de Interior, Justicia y Paz, el General Padrino López, ratificaron a través de sus cuentas en Twitter que lo ocurrido en el fuerte de Paramaracay había sido totalmente controlado; también que la FANB permanece unida, sin resquebrajamientos, y con una conciencia constitucional inquebrantable.

Sin embargo, Sebastiana Barráez, periodista especializada en la fuente militar, confirmó que el grupo liderado por Caguaripano en efecto logró tomar el parque de armas, el tercero en importancia en el país, mientras esperaban el alzamiento de otras unidades militares; según Barráez este grupo contaba con cuatro generales activos que tenían planes de alzarse desde hace meses.

Para más noticias visite Las Américas Post en Facebook

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)