Rio de Janeiro comenzó el fin de semana rodeado de miles de militares, ésto luego de que el presidente Michel Temer firmara el decreto que “autoriza el empleo de las Fuerzas Armadas en el Estado”.

Desde el viernes, 10 mil hombres comenzaron a arribar a Río con el fin de combatir la inseguridad que se ha estado enfrentando últimamente.

“El objetivo de la misión es preservar el orden público y garantizar el funcionamiento de las instituciones”, indicó el mandatario.

Los elementos establecidos en el lugar se dividen en: 8,500 militares, 740 policías del estado de Río, 620 de la Fuerza Nacional (formada por cuerpos policiales y bomberos), y 380 de la Policía de Carreteras.

Se espera que dicho despliegue se prolongue hasta a finales de 2018, que será cuando llegue a su fin el gobierno de Temer.

Cabe mencionar que Río de Janeiro actualmente vive entre altos niveles de criminalidad, y la inseguridad, asegura, se ha agravado debido a la situación financiera en la que se encuentra el Estado.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)