Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se convertirán oficialmente en un partido político a partir del próximo 1 de septiembre de este año, lo que significa un gran paso hacia el proceso de pacificación que tanto ha buscado el país sudamericano, luego de años de conflicto con el grupo guerrillero que fue creado en 1964.

De acuerdo con su página oficial, la organización tuvo su origen político-militar en las montañas del sur del departamento del Tolima, a raíz de que 48 campesinos se levantaron contra el Gobierno colombiano en busca de un trato justo y soberano.

Sin embargo, tras años de fallidas negociaciones con las autoridades, las FARC empezaron a perpetrar una serie de atentados y asesinatos de alto impacto.

Entre los principales actos de terrorismo, se recuerda el del 1 de noviembre de 1998, cuando más de mil reclutados atacaron Mitú en Vaupés, donde murieron 43 personas, entre ellas policías, militares y civiles.

Incluso, fueron secuestrados 62 uniformados en ese acto.

Después, el 11 de abril de 2002, en la sede de la Asamblea Departamental del Valle del Cauca, el grupo guerrillero secuestró a 12 diputados.

Cinco años después, en junio de 2007, los 11 políticos fueron asesinados y sus cuerpos rescatados en septiembre del mismo año, con la cooperación del Comité de la Cruz Roja Internacional (CICR).

Ese mismo año, un combate entre el frente 58 de las FARC y el bloque “Élmer Cárdenas” de las Autodefensas dejó como saldo a 79 personas muertas.

Finalmente, siendo este el más sangriento en la historia de FARC, el 4 de febrero de 2003, un carro bomba fue activado en el estacionamiento del Club El Nogal, al norte de Bogotá, en donde perdieron la vida 36 personas y otras 200 resultaron heridas.

Los niños de la guerrilla

Tanto auge alcanzó el grupo revolucionario que llegaron a integrarlo miles de personas, entre ellas niños, algunos de los cuales alcanzaron a huir de la guerrilla y se entregaron a las autoridades colombianas.


De acuerdo con cifras de El Mundo, un total de 274 menores escaparon de las tropas en 2014, sumándose a los más de 2 mil 500 que habían escapado desde el año 2002.

Ese año, un total de 17 mil 345 adultos desertaron de la FARC y declararon, al menos la mayoría, haber sido reclutados al ejército desde mucho antes de tener 10 años de edad.

Fue en marzo de 2016 que el grupo guerrillero anunció la liberación y entrega de los menores reclutados como símbolo de tentativa paz con el gobierno de Colombia, encabezado por el presidente Juan Manuel Santos.

El largo camino a la paz


La historia de la paz con la organización armada tuvo muchos intentos fallidos desde la década de 1980.


El primer registro que se tiene fue en 1984, durante el Gobierno de Belizario Betancur, pero no se concretó.


Luego, en 1991 se retomó el tema con el entonces presidente César Gaviria, pero tampoco se llegó a un acuerdo.


También se tiene registro de la negociación pacífica en 1999 con el presidente Andrés Pastrana, quien en el proceso ordenó la desmilitarización de 42 mil kilómetros cuadrados al sureste del país, para que la guerrilla se concentrara.


Hasta el 18 de octubre de 2012 el acuerdo de paz comenzó a ser una posibilidad, gracias a las mesas de trabajo que se instalaron en La Habana, Cuba, con la participación de Noruega, Chile y Venezuela.


El 24 de agosto de 2016 es el día oficialmente reconocido en el que se llegó a un acuerdo de paz.

Todavía el mes pasado, Santos y el líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko“, llevaron a cabo el proceso de desarme de grupos insurgentes fieles al principio revolucionario.


Ahora, con el objetivo de buscar y luchar la paz y soberanía para la población, el exgrupo terrorista se convertirá en un partido político para tener una representación en los próximo comicios colombianos.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)