Linda Wenzel es una adolescente alemana de 16 años que fue encontrada en un túnel de Mosul en julio de 2017. Al ser encontrada, sus palabras fueron “Sólo quiero irme a casa con mi familia (…) Sólo quiero irme lejos de aquí.”

Linda decidió escapar de su casa un fin de semana de julio del año pasado cuando se convirtió al Islam y tenía conversaciones con un soldado del EI, quien la capturó en Irak después de volar de Alemania a Estanbul.

Un año después fue hallada en un túnel junto a otras mujeres, diciendo que quería ir a casa y estar lejos de la guerra. Ella es sólo un caso más de miles de hombres y mujeres adolescentes de occidente que son atraídos y reclutados por el Estado Islámico.

Otro caso que resonó en el mundo fue el de Lukas Dam, originario de Copenhague, Dinamarca, un joven que huyó de su país para afiliarse al grupo yihadista. Su madre cuenta que un día desapareció cuando tenía 15 años y en mayo de 2014 la llamó desde una frontera turca.

Tiempo después, un periodista danés, Jakob Sheikh, descubrió que Lukas y otros jóvenes daneses cruzaron la frontera con Siria y se unieron a Ahrar al-Sham, una facción islamista.

Finalmente, por medio de un enlace de un grupo privado de Facebook que un amigo de Lukas envió a su madre, ella solicitó el acceso y al ser aceptada pudo ver que alguien publicó una foto de Lukas acostado en el piso a un lado de una AK-47 y una bandera del EI, momento en el que ella supo que había muerto, según reveló la madre, Karolina Dam.

ISIS STOLE MY SON from HuffPost Highline on Vimeo.

La principal manera en que el Estado Islámico contacta y recluta nuevos miembros es a través de foros de internet y redes sociales.

Los países de los cuales hay más yihadistas extranjeros son el Reino Unido, Alemania, Francia y Bélgica, además de países nórdicos, quienes viajan a Siria e Irak para unirse a las filas del EI.

Datos del Centro Internacional de Estudios de la Radicalización señalan que entre un 30 y 40 por ciento de los actuales miembros, son extranjeros que proceden de los países occidentales antes mencionados.

Por otra parte, la misma institución indicó que hasta diciembre de 2013 había entre 3 mil 300 y 11 mil yihadistas extranjeros combatiendo en Siria.

Cabe destacar que no sólo los hombres son reclutados para pertenecer al EI, sino que las mujeres de países occidentales son atraídas con engaños y una vez que llegan son utilizadas como esclavas sexuales o son usadas como esposas de los yihadistas.

Estos no son casos aislados, es una epidemia que se vive actualmente y se ha expandido no sólo por Europa, sino Estados Unidos, Canadá y Australia.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)