Foto: Time

El mandatario estadounidense firmó este martes una orden ejecutiva que limita los visados para profesionales cualificados.

Washington.- De regreso a su narrativa xenófoba y aislacionista que marcó su campaña, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este martes una orden ejecutiva para restringir la entrada al mercado laboral de los extranjeros y potenciar la compra de productos estadounidenses.

Después de unas abrumadoras semanas en la que abandonó sus postulados electorales por atacar a China, bombardear al régimen sirio y hasta alabar a la OTAN, el presidente estadounidense regresa a sus raíces.

Trump ha regresado a ese viejo sueño de la América profunda con el lema “América Primero”. Esta orden ejecutiva va dedicada a ese espectro sociológico, por lo que se abre un proceso de 220 días en que los departamentos federales deben revisar sus políticas a la luz de la doctrina del “compra americano, contrata americano”.

En esta nueva línea se pretende drenar la cifra de beneficiados y limitar la concesión sólo a los “más talentosos”, aunque la restricción haya sido rechazada por las grandes compañías tecnológicas, advirtiendo que su efecto puede ser el contrario al deseado y que no es descartable que impulse la huida al exterior de las firmas.

Otro objetivo de la orden es reactivar la compra de productos autóctonos con el fin de recortar la exenciones a las importaciones que se aplican a casi 60 países, como por ejemplo el uso de acero estadounidense, material que Trump ha prometido que será de uso obligatorio en su plan de infraestructura y que la directiva no admite que proceda de material fundido fuera, aunque el proceso de acabado se efectúe en Estados Unidos.

Visita Las Américas Post Facebook.