Recientemente, Santos Colon Jr., de 17 años de edad, se declaró culpable de intento de proveer material para el apoyo de terroristas. El joven, quien es enjuiciado como adulto, residía en la zona de Lindenwold y ahora enfrenta una sentencia de hasta 15 años de prisión.

Fiscales federales aseguraron que Colon reconoció planificar el asesinato en los meses anteriores a la visita del pontífice. Dicho plan involucraba el uso de un francotirador para asesinar al papa durante una ceremonia religiosa, así como detonar explosivos en las cercanías.

Colon había contactado a un posible francotirador, el cual resultó ser un empleado encubierto del FBI. Los fiscales han señalado que Colon habló de reconocimiento del blanco con una fuente confidencial del FBI, a quien, a su vez, le ordenó que comprara materiales para fabricar dispositivos explosivos.

Los fiscales no han identificado todavía un móvil para el complot, aunque tampoco se ha programado una fecha para dictar la sentencia al joven acusado.

Visita Las Américas Post

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)