Río de Janeiro.- La justicia electoral brasileña acaba de iniciar las audiencias del juicio que decidirán si existieron irregularidades en las finanzas de la campaña presidencial de Michel Temer y Dilma Rousseff en 2014.

Gilmar Mendes, el presidente del Tribunal Superior Electoral, declaró abierta la sesión en la que la corte, fundada en el año 1932, por primera vez sentará en el banquillo a los miembros de la comitiva Ejecutiva de Brasil.

Dicha corte celebrará durante esta semana las primeras cuatro audiencias del juicio, el cual se espera prolongar durante varios meses y pudiera suspenderse en cualquier momento si alguno de los siete miembros del tribunal solicita más tiempo para estudiar los cargos.

La demanda se refiere a supuestas «donaciones» recibidas por Rousseff y Temer para las campañas presidenciales del año 2014 cuando éstos fueron reelegidos, que presuntamente salieron de la red de corrupción que había operado en Petrobras y del grupo Odebrecht.

De acuerdo a lo que había confesado el ex-presidente de la compañía, Marcelo Odebrecht, su grupo donó para la campaña de Rousseff y Temer, al menos, 150 millones de reales, es decir, 48 millones de dólares, además de que una tercera parte del dinero tuvo origen en la corrupción.

Temer y Rousseff ganaron las elecciones de 2014, las cuales mantuvieron a ella en el poder y a él en la vicepresidencia, a pesar de que la entonces mandataria fue destituida por irregularidades fiscales en agosto pasado, por lo que fue así que el gobernante heredó el mandato que ahora está en riesgo de perder, lo que llevaría a su vez a una elección indirecta en el Congreso.

En dado caso de una sentencia condenatoria luego del juicio, quien fuese elegido por el Congreso para reemplazar a Temer en su puesto concluiría el mandato que vence el día 1 de enero de 2019, cuando deberá asumir el ganador de las elecciones preparadas para octubre del próximo año.

Visita Las Américas Post

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)