Foto: Especial.

Especial.- Dilma Rousseff, la ex-mandataria brasileña, negó de forma rotunda las acusaciones sobre negociaciones y apoyo financiero para sus campañas electorales con la empresa Odebrecht, que, según versiones de los medios de comunicación, declaró ante la Justicia el ex-presidente de dicha constructora, Marcelo Odebrecht.

«Es mentirosa la información de que haya pedido recursos al señor Marcelo Odebrecht o cualquier empresario» para las campañas de 2010 y 2014, mismas en las cuales fue elegida para tomar el puesto de mandataria en el país, aseguró Rousseff en un comunicado divulgado el pasado jueves.

De acuerdo a la prensa local, Odebrecht confesó que había entregado para la campaña de 2014 la suma de 150 millones de reales (hoy, 48.3 millones de dólares), además de que al menos una tercera parte del dinero fue negociada con el ahora ex-ministro de Hacienda Guido Mantega, a cambio de ciertas medidas que favorecían los negocios del grupo.

En el comunicado, Rousseff, a su vez, rechazó que Mantega haya recaudado dinero para sus campañas o actuado en su nombre, lo cual confirmó que fue una responsabilidad exclusiva de los tesoreros del Partido de los Trabajadores (PT).

De la misma forma, la política insistió en que los medios de comunicación brasileños difunden una versión de la declaración de Odebrecht sobre la que no hay información oficial, ya que se mantiene bajo un secreto procesal.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)