Foto: Especial.

Washington.- Los contactos del comité electoral de Trump y funcionarios rusos resultaron ser sospechosos de una supuesta complicidad con las tentativas rusas de influenciar la votación en las elecciones pasadas de Estados Unidos, por medio de las cuales Trump salió ganador del puesto que ejecuta actualmente.

La Administración estadounidense ahora se ve envuelta en un nuevo escándalo político al salir a la luz el contacto que el secretario de Justicia y fiscal general, así como el yerno de Donald Trump y esposo de Ivanka Trump, habían mantenido con diplomáticos rusos durante el periodo de la campaña electoral del año pasado.

El pasado jueves, altos comandos del Partido Demócrata solicitaron públicamente la renuncia de Jeff Sessions, ya que, durante audiencias del Senado para discutir su nominación, éste fue consultado sobre eventuales contactos con funcionarios rusos, mismos que él negó y mismos que fueron descubiertos tiempo después.

Sin embargo, los funcionarios del Partido Demócrata temen ahora que el partido Republicano, el cual posee la mayoría en las dos cámaras del Congreso, bloquee la investigaciones para proteger al mandatario.

Por lo mismo, han pedido una investigación conjunta de ambos partidos sobre la injerencia rusa en las elecciones; además, han estado contemplando para la misma la elección de un poderoso fiscal especial, un comité especial del Congreso o una comisión formada por las dos partes, encabezada por expertos no relacionados con el gobierno.

 


Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)