“El

Foto: El Universal

Londres.- La NASA anunció el hallazgo de un sistema estelar a 40 años luz de la Tierra con siete planetas de masa similar a la de la Tierra. Tres de de ellos se encuentran en la zona habitable y cabe la posibilidad de albergar océanos de agua en la superficie, lo que aumenta la posibilidad de que pudiera acoger vida.

El sistema fue localizado por un grupo internacional de astrónomos, cuya investigación fue publicada por Nature, la cual explica que los planetas encontrados pueden tener una temperatura en la superficie de entre 0 y 100 grados, el rango en el que puede producirse agua líquida.

Tres de los siete cuerpos se encuentran en la llamada “zona habitable”, por lo que se convierten en candidatos especialmente prometedores para albergar habitantes.

“Se trata de un sistema planetario sorprendente, no sólo porque hayamos encontrado tantos planetas, ¡sino porque son todos asombrosamente similares en tamaño a la Tierra!”, comentó Michael Gillon, autor principal del estudio.




Los planetas recién encontrados giran en órbitas planas alrededor de TRAPPIST-1, una estrella enana ultrafría con un brillo mil veces menor que el Sol.

Este descubrimiento es de suma importancia para los científicos por la cercanía que tienen con nuestro planeta en términos astronómicos, además de que es el primer sistema que cuenta con siete cuerpos de un tamaño similar al de la Tierra, así como por el reducido tamaño de su estrella, la cual simplificará el estudio del clima y la atmósfera de esos mundos.

Tras una primera fase de reconocimientos, los investigadores planean iniciar “observaciones detalladas para estudiar el clima y la composición química de los cuerpos, con el objetivo de determinar si hay vida en ellos”.

En 2010, el grupo de científicos comenzó a examinar la vecindad del Sistema Solar con la ayuda del telescopio robótico TRAPPIST (Telescopio Pequeño para Planetas de Tránsito y Planetesimales), localizado en Chile.

Fue así como los investigadores encontraron inicialmente a la estrella TRAPPIST-1 para después enfocarse en ese punto durante 20 días ahora con el telescopio espacial Spitzer de la NASA.

A partir de estas observaciones y las de otros telescopios terrestres, como el “William Herschel” ubicado en España, han recopilado evidencia de 34 cuerpos frente a la estrella, lo que atribuyen a las órbitas de los siete planetas.

Seis de ellos tienen periodos orbitales de entre 1.5 y 13 días, lo que les recuerda a los investigadores la forma de Júpiter y sus lunas, tanto por sus proporciones, como por las órbitas compactas y cercanas.

Gillon y compañía calculan que por cada planeta que se detecta cuando transita frente a su estrella, hay una un sinfín de otros cuerpos similares que permanecen escondidos para la perspectiva terrestre.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)