Foto: Sputnik

El “caso Odebrecht” es una presunta línea de sobornos que circula por las principales economías de América Latina como México, Colombia, Perú, Argentina y Brasil, entre otros.

Este caso ha manchado la reputación de varios políticos en toda Latinoamérica, empezando por Brasil, donde de acuerdo a fuentes oficiales de la policía, se han gastado más de 320 millones de dólares en sobornos, generalmente en forma de donación para campañas electorales, para que los cargos políticos le dieran a la compañía de dicho nombre contratos de obras públicas e hincharan las facturas, de tal forma que la multinacional recibiera 2 mil 250 millones de dólares desviados de los fondos públicos brasileños.

En marzo de 2016, 77 ejecutivos de Odebrecht habrían acordado dar todos los detalles de su red de sobornos a las autoridades brasileñas y, a cambio se reducirían los castigos por el caso. El compilado de estas declaraciones se encuentran en un documento conocido como “La confesión del fin del mundo”, sin embargo, de su contenido nadie sabe nada, salvo aquellos que sostienen que la sangría no ha hecho más que empezar.

Colombia
Este martes, la Fiscalía informó que parte del dinero recibido como soborno por el ex senador del Partido Liberal, Otto Bula, detenido a principios de enero, habría terminado en la campaña presidencial de Juan Manuel Santos en 2014. Según la investigación, Bula fue contratado por Odebrecht para asegurar la construcción del tramo de una vía de la Ruta del Sol.

En enero de 2016, a Gabriel García Morales, ex viceministro de Transportes, se le acusó por recibir 6.5 millones de dólares de la constructora brasileña para garantizar que esta fuera la única firma habilitada para la licitación de un tramo de la ruta.

Perú
Para el ex presidente del país (2001-2006), Alejandro Toledo, la Fiscalía ha solicitado 18 meses de prisión preventiva acusado de haber recibido 20 millones de dólares en sobornos de Odebrecht.

Por otro lado, la Fiscalía acusa a Cuba de obtener 2 millones de dólares por ayudar a Odebrecht a quedarse con la licitación de una obras de metro.

También se vio afectada la construcción del Gasoducto del Sur, la cual fue cancelada la semana pasada, ya que el consorcio encargado de la obra, encabezado por Odebrecht, no contó con la financiación necesaria para terminarla, por lo tanto ha sido multada.

México
Aunque en lo que se sabe de las declaraciones no resaltan nombres, las grandes cantidades sí. Según la sentencia del tribunal federal de Brooklyn, los pagos fueron de 10.5 millones de dólares, entre 2010 y 2014, generando beneficios de 39 millones de dólares. Y en octubre de 2013, Odebrecht pagó 6 millones a un alto cargo de una compañía pública mexicana a cambio de ganar un contrato.

Argentina
En Argentina los sobornos le propiciaron beneficios por un total de 278 millones de dólares, se quedó con contratos para la ampliación de gasoductos en 15 provincias, la construcción de una planta potabilizadora de agua para la estatal AySA y el desarrollo de una refinería de la petrolera de capitales público YPF.

Fuente: El País




Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)