“El

Foto: Twitter @manaure_33

Los asesinatos en Venezuela están aumentando en una manera colosal. El público suele ser el juez principal para calificar cada homicidio que pasa, no sólo en este país, sino en el mundo. Dereck Manaure, de 15 años, se une a esto. Él fue asesinado y todos los venezolanos está hablando de ello.

El ahora occiso, hijo del jugador de baloncesto Juan Manaure, fue secuestrado el 23 de diciembre y apareció enterrado la noche del martes en la orilla de la autopista Gran Mariscal de Ayacucho, que comunica a Caracas con el oriente del país.

Su padre, quien perteneció a los equipos Gaiteros de Zulia y Cangrejeros de Monagas, intentó resolver por cuenta propia el rapto sin informar a las autoridades. Con el paso del tiempo y sin saber respuesta de los secuestradores, la policía se hizo cargo y el deportista anunció la situación por medio de sus redes sociales.

“Pongo a mi hijo en las manos de Dios, confío que pronto va a estar a mi lado. Tengo fe de que Dios lo guarda y lo cuida de todo mal”, escribió.

Después de no ver forma de poder rescatar a su hijo, el futbolista expresó su dolor en una serie de videos donde con los ojos enrojecidos y al borde de las lágrimas suplicaba la libertad de Dereck.

Según los medios locales, los restos del joven fueron encontrados en el estado Miranda, cerca de Caracas. Un hombre de 22 años fue detenido por su presunta participación en el hecho.

De acuerdo a funcionarios de la División Nacional Contra Extorsión y Secuestro, Derek Manaure estuvo en manos de sus captores hasta el primero de enero de 2017, fecha en la que lo mataron de un disparo en la cabeza.

El caso de Manaure, se une a la ola de violencia que vive el país de Venezuela. El Observatorio Venezolano de la Violencia calcula que en 2016 hubo 28 mil 479 muertes violentas, 91 por cada 100 mil habitantes.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)